Muda, Mura y Muri: desperdicio, variabilidad y sobrecarga

PorTiziana Ingrande

Muda, Mura y Muri: desperdicio, variabilidad y sobrecarga

Estimado lector, a partir de este mes nos dedicaremos a publicar una serie de entradas sobre determinadas temáticas, que esperamos sean de vuestro interés. Nuestro objetivo es compartir con vosotros nuestra visión del modelos Lean así como de otras iniciativas usadas en la mejora de los procesos. Para ello, analizaremos y explicaremos ciertos aspectos de las metodologías de mejora y de las herramientas utilizadas; aunque también os queremos dar una visión más práctica y hablaros de nuestra experiencia en proyectos reales. Evidentemente, si hay algo que os interese especialmente que tratemos, os invitamos a que nos lo sugiráis enviándonos un correo.

Aunque es un tema que ya ha ido saliendo en otras entradas, debíamos empezar por los cimientos del modelo Lean, así que este mes hemos elegido como tema las 3M de Toyota, el Muda, Mura y Muri ¿Cuál es el significado de estas 3 palabras japonesas que son elementos claves del Sistema de Producción de Toyota?

  • “Muda” significa desperdicio. Todo aquello que consume recursos y no aporta valor para el cliente y los procesos. Típicamente se habla de sobreproducción, inventario, esperas, transporte, movimientos, sobreprocesos y reprocesos.
  • “Mura” significa variabilidad. Todo aquello produce irregularidades, incumplimientos o interrupciones en los procesos por falta de estandarización. Provoca desequilibrios en el sistema de trabajo.
  • “Muri” significa sobrecarga y consiste en trabajar a un ritmo por encima de la capacidad del sistema, provocando ineficiencias por cansancio del personal, deterioros de máquinas o equipos, cuellos de botella y tiempos muertos en el proceso. Surge principalmente a causa de una mala planificación o de la inflexibilidad de los procesos.

Muda Mura Muri

Por lo general, los tres conceptos no pueden ser vistos por separado y se deben analizar en conjunto, ya que todo ellos son barreras para el “valor”. Por eso, nuestro objetivo debe ser identificar y eliminar las 3M en las diferentes etapas del proceso a mejorar, lo que producirá, a largo plazo, cambios organizacionales, y así alcanzar una producción de bienes y servicios sin errores ni defectos, capaces de responder a los requerimientos y expectativas del cliente.

Es cierto que la mayoría de las organizaciones sólo se enfocan en eliminar el Muda porque es más visible y fácil de encontrar. Pero el “Mura” y el “Muri” muchas veces son las causas raíz del Muda, producto de las irregularidades y tensiones existentes. Por lo tanto, es conveniente prestar mucha atención a estos dos obstáculos para poder hacer frente al Muda.

Cuando un proceso no está equilibrado (Mura), esto conduce a una sobrecarga en el equipo, las instalaciones y las personas (Muri) que dará lugar a actividades sin valor añadido (cuellos de botella, sobrestock, reprocesos, movimientos extras, ciclos más lentos, etc.) lo que nos conduce al muda. Para eliminar el Mura y el Muri hay que observar el proceso, hacer un mapeo mediante un VSM y analizar el flujo de valor en cada etapa.

De aquí la importancia de dar un paseo por el Gemba, y hacerlo frecuentemente, con el objetivo de observar el proceso, verificar lo que está ocurriendo y detectar a tiempo la aparición de alguna de las 3M para poderlas analizar y controlar y eliminar.

La definición adecuada de estándares para las tareas a realizar es también parte importante de cualquier proceso y fundamental para evitar irregularidades y variaciones, y hace que las mejoras perduren en el tiempo.

El trabajo rutinario diario bien definido, ayuda a los trabajadores a realizar su trabajo de forma correcta, sin causar anomalías.

Sin estándares no hay mejora posible

(Taiichi Ohno)

En las próximas entradas profundizaremos estos tres conceptos y cómo podemos minimizar las 3M.

About the author

Tiziana Ingrande administrator