Las personas son el alma de una organización Lean

PorKAI2015LEAN

Las personas son el alma de una organización Lean

El «respeto por las personas» es uno de los dos pilares de la cultura corporativa de Toyota. Es parte integral de la filosofía de gestión Lean, que confía en las personas que están haciendo el trabajo para tomar decisiones, independientemente de la jerarquía.

La forma de demostrar este respeto es dando al empleado seguridad y buscando la complicidad de los miembros del equipo para que participen activamente en la mejora de los trabajos a realizar.

Mantener a las personas en primer lugar tiene que ver con el cambio de cultura y este cambio comienza con el respeto. La Dirección tiene que estar comprometida desde el principio para invertir continuamente en su gente y promover una cultura de mejora continua. Tienen que participar activamente de una manera que demuestre claramente que están comprometidos. Pasar tiempo con la gente es la mejor manera de conectarse con todas y cada una de las personas de la organización. Escuchar es la clave de este compromiso.

Para que una organización sea Lean, un paso fundamental es crear un buen equipo de trabajo donde cada trabajador aporte elementos de mejora en el proyecto. Y al mismo tiempo crear un sentimiento de pertenencia, implicación y compromiso. Las mejores ideas vendrán de las personas.

Respeto por las personas es: «Fomentar una cultura corporativa que mejore la creatividad individual y el valor del trabajo en equipo, al tiempo que respeta la confianza mutua y el respeto entre los empleados y la dirección» (Toyota).

Según Toyota, este pilar se divide en dos componentes esenciales, respeto y trabajo en equipo:

RESPETO: “Respetamos a los demás, hacemos todos los esfuerzos posibles por entendernos unos a otros, asumimos la responsabilidad y hacemos todo lo posible para fomentar la confianza mutua”.

TRABAJO EN EQUIPO: “Estimulamos el crecimiento personal y profesional, compartimos las oportunidades de desarrollo y maximizamos el rendimiento individual y de equipo”.

Esta forma de trabajar supone implicar a todo el personal de la organización en el proceso de revisión y mejora, y que todos sientan la necesidad de mejorar, porque las mejoras repercuten positivamente en todos.

Estimular a las personas para que estén comprometidas con la organización, involucrar sus manos y sus mentes para que aporten innovación y valor a la organización, responsabilizarlas para que participen activamente en la gestión y en la mejora del proceso de producción o de prestación del servicio.

Así pues, ¿qué objetivos persigue la implicación de las personas?

  • Son las que identifican el problema
  • Encuentran las soluciones
  • Mejoran las capacidades de los miembros del equipo

Es imperativo para cualquier empresa invertir en su gente. Los directivos de Toyota consideran que quien hace realidad su modelo es la gente ya que son los responsables de dar luz al sistema, trabajando, comunicándose, resolviendo problemas y creciendo juntos.

Recordamos que “Para construir cosas hay que empezar por construir personas”.

Acerca del autor

KAI2015LEAN administrator

Deja un comentario