Las personas, motores de una organización

PorEmma Giralt

Las personas, motores de una organización

Cuando el pasado mes de septiembre organizamos las II jornadas de Lean en Sanidad, en el hospital Moises Broggi de Sant Joan Despí, hubo un tema recurrente en las mesas redondas y en las ponencias que me llamó la atención ya que pareció ser un miedo común a la hora de generar cambios en una organización. Me refiero al respeto por las personas y a la resistencia al cambio.
Implantar el modelo Lean implica un cambio de cultura en una organización y es un cambio directamente vinculado a las personas porque son las que facilitan el camino hacia la mejora y hacen que esta ocurra.

Pero ¿Cómo generamos este cambio y cómo concienciamos a las personas para que cambien sus hábitos?

Lo primero que necesitamos son personas que lideren este cambio. No tienen por qué ser gestores sino líderes. Warren Bennis dice que “Hay una profunda diferencia entre la gestión y el liderazgo, y ambos son importantes. Gestionar significa llevar a cabo, cumplir, tener cargo o responsabilidad para, conducir a… Liderar es influir, orientar en una dirección, acción u opinión. La distinción es crucial”.
Partiendo de esta definición, en su libro “On Becoming a Leader”, el mismo autor lo detalla diciendo:
  • El gestor administra, el líder innova.
  • El gestor copia, el líder es original.
  • El gestor mantiene, el líder desarrolla.
  • El gestor se centra en los sistemas y estructuras, el líder se centra en las personas.
  • El gestor confía en el control, el líder inspira confianza.
  • El gestor acepta la realidad, el líder se investiga.
  • El gestor tiene una visión de corto alcance, el líder tiene una perspectiva de largo alcance.
  • El gestor pregunta cómo y cuándo, el líder pregunta qué y por qué.
  • El gestor tiene su ojo siempre en la línea inferior, el líder tiene su ojo en el horizonte.
  • El gestor acepta el status quo, el líder lo desafía.
  • El gestor es el clásico buen soldado, el líder es dueño de sí mismo.
  • El gestor hace las cosas bien, el líder hace lo correcto.
¿Tenéis identificados los lideres de vuestras organizaciones que harán posible el cambio?

En el sistema de producción Toyota uno de los pilares que soportan la empresa es el respeto por las personas y el compromiso de la Dirección para invertir continuamente en su gente y promover una cultura de mejora continua. Por ello, son necesarios tanto líderes, que sean capaces de conducir a los equipos de mejora hacia la visión de la organización, como gestores que administren a la organización y los proyectos de mejora.

Pero queda otro punto primordial, ¿Qué rol juegan los trabajadores?

Esta forma de trabajar supone implicar a todo el personal de la organización en el proceso de revisión y mejora, y que todos sientan la necesidad de mejorar, porque las mejoras repercuten positivamente en todos.
Estimular a las personas para que estén comprometidas con la organización, involucrar sus manos y sus mentes para que aporten innovación y valor a la organización, responsabilizarlas para que participen activamente en la gestión y en la mejora del proceso de producción o de prestación del servicios.

Así pues, ¿qué objetivos persigue la implicación de las personas?

  • Son las que identifican el problema
  • Encuentran las soluciones
  • Mejoran las capacidades de los miembros del equipo

La implicación del trabajador requiere equipos directivos y líderes que:

  • Fomenten la confianza y el respeto mutuo
  • Faciliten todos los medios para la mejora de su trabajo, tanto medios materiales, tiempo, como formación u otras necesidades
  • Favorezcan las conversaciones
  • Favorezcan un entorno de trabajo libre y bien organizado
  • Impulsen el trabajo en equipo
  • Con una actitud de escucha activa, comunicación y feedback

Lean no es un programa de reducción de costes y personal, Lean hace hincapié en el potencial de las personas. Es por esta y otras razones que la gestión Lean es muy difícil de implementar y sostener si no se vence la resistencia al cambio. Para vencer esta resistencia es importante comunicar y hacer partícipes a los trabajadores en el proyecto, y tener buenos líderes y gestores (cada uno con su rol, y ambos necesarios) que acompañen durante el camino del cambio.

Hemos ayudado a organizaciones a diseñar estrategias de cambio, les hemos acompañado en su transformación con nuevas ideas de gestión de los procesos para alcanzar la mejora continua. El cambio es posible. Anímate y cuéntanos tus dudas.

Acerca del autor

Emma Giralt editor